top of page
  • Foto del escritorDa Salvatore

Amatrice: el pueblo que inspiró la salsa amatriciana

La salsa amatriciana suele acompañarse con pasta, es un platillo sencillo y terroso. Esta es su historia.



Sabemos que el nombre de la salsa amatriciana no debería dejar dudas sobre su origen. Pero, como todo en la historia las cosas son más complejas de lo que parecen. No sólo en relación con la forma en que se creó la pasta amatriciana, sino también con los ingredientes. 


EL ORIGEN


De acuerdo a una publicación del periódico The Guardian, la salsa amatriciana se origina en las colinas de la región de Amatrice, una localidad en la región del Lacio en Italia. La preparación se inspira en la tradicional salsa llamada “gricia” o “griscia”. Esta se hace con aceite de oliva, guanciale (papada de cerdo), pimienta negra y queso de oveja. Fue ahí cuando los pastores de Amatrice –aproximadamente entre finales del siglo XVII y principios del XVIII– agregaron tomates a la preparación. Ellos solían llevar alimentos para preparar en la intemperie como trozos de queso y harina. La pasta la cocinaban en un sartén de hierro que posteriormente se envolvía en un alambre para obtener su forma tubular.


DATOS CURIOSOS


El primer registro de la salsa amatriciana se encuentra en el manual de cocina The Modern Apicius del chef Francesco Leonardi en 1790. Esta mezcla se pasó de generación en generación hasta que llegó a otros países de Europa como Francia y posteriormente al continente americano. Pero, ¿qué ingredientes componen a la salsa icónica que todos conocemos hoy? 


La salsa amatriciana se elabora con tres ingredientes base: tomate San Marzano, panceta o guanciale y queso Pecorino. A partir de ahí surgen variantes que llevan otros insumos como ragú, cebolla, ajo, pimienta, aceite de oliva, etc.




DS






18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


© Derechos de autor
bottom of page